Mejorar la capacidad del sector hortofrutícola de cumplir las prescripciones fitosanitarias para la exportación a los mercados mundiales.

Slideshow or image 
Fecha de inicio 
01/02/2019
Fecha de finalización 
31/01/2022

Mejorar la capacidad del sector hortofrutícola de cumplir las prescripciones fitosanitarias para la exportación a los mercados mundiales.

El objetivo general del proyecto es mejorar el acceso de las frutas y hortalizas frescas de Uganda al mercado de la Unión Europea y a otros mercados de la región y a mercados de gran categoría. El propósito principal es que Uganda logre cumplir en mayor medida las normas fitosanitarias internacionales para la producción y exportación de frutas y hortalizas frescas. El hecho de que los productores de frutas y hortalizas frescas y sus empleados cuenten con unos ingresos constantes contribuirá al crecimiento económico, la reducción de la pobreza y la seguridad alimentaria, en consonancia con la política de desarrollo de Uganda.

Antecedentes 

El principal motor de Uganda es el sector de la agricultura rural, que emplea a cerca del 84% de la población activa. En las zonas rurales, la agricultura es la principal fuente de ingresos para la mayor parte de la población y da empleo al 90% de las mujeres. Además, la agricultura representa un 42% del producto interior bruto y el 80% de los ingresos de exportación del país. Las exportaciones de frutas y hortalizas frescas y flores generan en torno al 30% de los ingresos de exportación. Estas corrientes comerciales contribuyen al empleo y al desarrollo económico en las zonas rurales.

No obstante, Uganda no está aprovechando plenamente su potencial de producción y comercio de frutas y hortalizas frescas debido a las dificultades para luchar contra las plagas en las explotaciones y cumplir las prescripciones fitosanitarias en el comercio internacional. Los exportadores han sufrido grandes pérdidas debido a que sus productos han sido interceptados cuando estaban en tránsito hacia el mercado de la Unión Europea. La Unión Europea es un mercado importante para los productos de exportación. Según se indica en los informes del inspector de los Servicios de Inspección Fitosanitaria y Cuarentena, las exportaciones a la UE representan aproximadamente el 60% de las exportaciones de frutas y hortalizas frescas; el 40% restante se destina principalmente a Oriente Medio y una proporción muy pequeña se envía a países vecinos.

Entre 2014 y 2016, la Comisión Europea envió varias cartas de advertencia al Organismo Nacional de Protección Fitosanitaria de Uganda (DCIC) debido al elevado número de interceptaciones de guindilla con la polilla Thaumatotibia leucotreta y de hojas de curry frescas con Trioza spp. Uganda presentó un plan de acción para dar respuesta a estos problemas, que incluía la prohibición temporal de las exportaciones de guindilla. La gestión deficiente de los organismos nocivos no solo limita el comercio de guindilla, sino también el de otras frutas y hortalizas frescas como la jaca, la coloquíntida, la guanábana, el mango, la albahaca y la okra. En efecto, la mayoría de los productos no pueden cumplir las prescripciones fitosanitarias de la Unión Europea ni las normas internacionales pertinentes. Entre los desafíos que plantea cumplir la normativa fitosanitaria en la esfera del comercio, cabe citar la necesidad de establecer un sistema eficaz de gestión de plagas para luchar contra las plagas que afectan a las exportaciones de frutas y hortalizas frescas de Uganda. En los envíos de exportación destinados a la Unión Europea se detecta con mucha frecuencia la presencia de organismos nocivos.

Estas interceptaciones se deben principalmente a causas que tienen que ver con unos mecanismos de observancia y coordinación institucional inadecuados, una infraestructura de producción, transformación y distribución insuficiente, una escasa concienciación del público, unos servicios de evaluación de la conformidad limitados, una falta de mano de obra cualificada, una infraestructura reglamentaria inadecuada (laboratorios, instalaciones de cuarentena, servicios de laboratorio), una escasa capacidad de participación de los productores de pequeña escala del sector privado, etc. Además, la cadena de valor de los productos hortícolas en Uganda afronta una serie de dificultades generales que pueden agravar los problemas fitosanitarios, por ejemplo, la aplicación de unas prácticas agronómicas deficientes, unos servicios de divulgación inadecuados, unos mercados precarios y una infraestructura de comercialización insuficiente, unas agrupaciones de productores con poco peso y una mala coordinación entre las diversas partes interesadas.

Con el fin de solucionar estos problemas, Uganda ha puesto en marcha diversas estrategias y políticas destinadas a mejorar la producción agrícola, fortalecer la capacidad sanitaria y fitosanitaria y aumentar sus exportaciones. En la Visión 2040 de Uganda, la agricultura figura como una de las principales oportunidades para fortalecer la economía ugandesa y transformar la sociedad con miras a hacer de Uganda un país moderno y próspero.

Este proyecto tiene por objeto apoyar los objetivos del Gobierno, seguir avanzado a partir de las enseñanzas extraídas de proyectos anteriores (por ejemplo, STDF/PG/335) y crear al mismo tiempo sinergias con iniciativas pertinentes en curso. El proyecto contribuirá a la consecución de los objetivos establecidos en la Política Nacional de Comercio, en la que se aborda de manera prioritaria la cuestión de la conformidad con las normas sanitarias y fitosanitarias como una manera de asegurar la competitividad. El proyecto aborda una limitación muy importante al desarrollo de la agricultura, que ha reconocido de forma clara el Grupo de Trabajo de Donantes para la Agricultura en Uganda, en el que han participado directamente la Unión Europea, la USAID y los Países Bajos. El proyecto contará con la cofinanciación de la Embajada de los Países Bajos.

Resultados previstos 

Creación de una plataforma MSF de múltiples interesados

Se llevará a cabo un análisis de diagnóstico de los asociados de los sectores público y privado y de los servicios sanitarios y fitosanitarios a lo largo de la cadena de valor de los productos hortícolas, con el fin de determinar esferas prioritarias para la creación de capacidad (con miras al cumplimiento de la normativa fitosanitaria por los asociados de los sectores público y privado) y contribuir a la racionalización del sistema de inspección y certificación. Se realizará un estudio para determinar los servicios sanitarios y fitosanitarios, y se organizarán talleres en los que las partes interesadas validarán esos servicios y propondrán esferas de prioridad. A partir del análisis realizado, se creará una Plataforma MSF de múltiples interesados orientada por el sector privado. Esta se reunirá trimestralmente para ayudar a los mecanismos nacionales de coordinación a mejorar la comunicación y la rendición de cuentas, lo que contribuirá a que los actores del sector privado asuman sus responsabilidades con el fin de cumplir en mayor medida las prescripciones sanitarias y fitosanitarias.

Mejora de la capacidad fitosanitaria a lo largo de la cadena de valor de los productos hortícolas

El plan de creación de capacidad se revisará sobre la base de los resultados del análisis de diagnóstico. Se llevarán a cabo varios talleres de formación y visitas de estudio para mejorar la capacidad de los inspectores, los vigilantes de las explotaciones agrícolas, los agricultores, los transportistas y los comerciantes en lo que se refiere a la lucha contra las plagas, la inspección y la gestión de los almacenes. Los instructores recibirán formación sobre la lucha integrada contra las plagas. La formación de instructores permitirá difundir ampliamente los conocimientos a los agricultores, durante y después del proyecto. Se establecerán parcelas de demostración para los agricultores utilizando el modelo de escuelas de campo para agricultores, lo que les permitirá adquirir experiencia práctica en la lucha contra las plagas. Los participantes recibirán asistencia para establecer un nuevo procedimiento operativo normalizado, manuales de operaciones y guías de divulgación para agricultores, o para mejorar los materiales ya existentes.
Racionalización del sistema de inspección y certificación para la exportación

Se racionalizará el sistema de inspección y de certificación para la exportación a lo largo de la cadena de valor de los productos hortícolas, que se basará en una asociación público-privada. El sistema se ajustará a los resultados del análisis de diagnóstico, así como a la NIMF Nº 7 (Sistema de certificación para la exportación), la NIMF Nº 14 (Aplicación de medidas integradas en un enfoque de sistemas para el manejo del riesgo de plagas), la NIMF Nº 23 (Directrices para la inspección) y las guías de la CIPF Import Verification (Verificación de las Importaciones) y Export Certification (Certificación de las Exportaciones). Con la orientación de expertos internacionales, se llevarán a cabo talleres y reuniones para las partes interesadas con miras a elaborar un plan estratégico de racionalización de la inspección y la certificación, así como de la coordinación y la supervisión; definir una estrategia de comunicación sobre las cuestiones fitosanitarias; y crear un modelo electrónico de certificación para la exportación destinado a mejorar la calidad y la eficiencia. Se elaborarán o revisarán los materiales de formación y divulgación para incluir en ellos todas las medidas nuevas que se acuerden durante la ejecución del proyecto. Se llevará a cabo una evaluación del laboratorio fitosanitario de Namalere (principal laboratorio de referencia para el DCIC) a fin de establecer prioridades entre las necesidades de equipamiento para mejorar los servicios relacionados con las MSF. También se elaborará una guía sobre buenas prácticas agrícolas.

Sistemas específicos de supervisión y vigilancia fitosanitaria

Se crearán y pondrán en práctica sistemas específicos de supervisión y vigilancia fitosanitaria en la cadena de valor de las frutas y hortalizas frescas sobre la base una asociación público-privada. Los sistemas se desarrollarán a partir de la NIMF Nº 6 (Directrices para la vigilancia) y la guía de la CIPF Plant Pest Surveillance (Vigilancia de Plagas Vegetales). Se creará un grupo de trabajo para supervisar su puesta en práctica. Los instructores recibirán formación sobre cómo poner en práctica los sistemas de modo que, a su vez, impartan formación tanto a los inspectores como a los vigilantes para que estos lleven a cabo las tareas de supervisión necesarias. Se recopilarán y analizarán los datos que genere los nuevos sistemas. Se adquirirán algunos equipos para reforzar tanto las inspecciones sobre el terreno como las de salida, y también el sistema de vigilancia. Se impartirá formación, y se dotará con algún material, a un equipo encargado del análisis de riesgo de plagas, integrado por algunos de los participantes en el grupo de trabajo. A partir de las experiencias adquiridas en el establecimiento de esos sistemas, se elaborará un nuevo procedimiento operativo normalizado para tareas específicas de supervisión y vigilancia.

Desarrollo de la Estrategia de Comercialización de las Exportaciones de Uganda

Con la ayuda de un estudio de mercado, se analizará cómo aumentar las exportaciones de frutas y hortalizas, tanto a los mercados actuales como a nuevos mercados, mejorando el cumplimiento de las normas sanitarias y fitosanitarias. A partir de los resultados del estudio, y con la ayuda de los principales interesados de la cadena de valor de las frutas y hortalizas frescas, se elaborará la Estrategia de Comercialización de las Exportaciones de Uganda para estos productos.
Mejora de la concienciación y la ayuda a nivel nacional

El proyecto permitirá concienciar a los interesados sobre los nuevos sistemas de inspección y certificación, tanto a nivel de los encargados de las políticas en el plano nacional como en el conjunto del sector de la horticultura. En el proyecto se analizarán las posibilidades de lograr los mismos resultados en otros subsectores hortícolas. Se revisará la estrategia de comunicación sobre cuestiones fitosanitarias a partir de las enseñanzas extraídas de la ejecución del proyecto. Se organizará un seminario final sobre el proyecto y se elaborarán otros productos de comunicación (vídeos) para asegurar que se divulgan los resultados del proyecto y aumenta la concienciación en la materia.

Documentos 
PDF PDF
Reference Number 
STDF/PG/543
Estado 
En curso
Valor del Proyecto (US$) 
882,726
Contribución STDF (US $)  
484,788
Beneficiarios 
Uganda
Entidades de ejecución 
Centre for Agricultural Bioscience International (CABI)
Organismos asociados 
Horticulture Exporters Association of Uganda (HORTEXA)
la Secretaría de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF)
Embajada del Reino de Países Bajos, Uganda
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, Uganda
Ministerio de Industria, Comercio y Cooperativas, Uganda
Organización Nacional de Investigación Agrícola (NARO), Uganda
Uganda Agribusiness Alliance (UAA)
Uganda Export Promotion Board (UEPB)
Uganda Fruits and Vegetable Exporters and Producers Association (UFVEPA)
Uganda Horticulture Exporters and Processors Association (UHEPA)