Buenas prácticas de reglamentación

El STDF está estudiando las posibilidades de aplicación de buenas prácticas de reglamentación para mejorar la calidad y la eficiencia de las medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) en los países en desarrollo. Las buenas prácticas de reglamentación son los procesos, sistemas, instrumentos y métodos reconocidos a nivel internacional que permiten mejorar la calidad de la reglamentación y velar porque los resultados de la reglamentación sean eficaces, transparentes, inclusivos y sostenidos (Banco Mundial, 2015).

La labor del STDF sobre buenas prácticas de reglamentación tiene por objetivo proporcionar orientaciones para que los países adopten MSF adecuadas y que no constituyan obstáculos no arancelarios. Se determinarán las prácticas apropiadas y se presentarán recomendaciones para fomentar la elaboración y la aplicación de MSF con los siguientes fines:

  • hacer que las medidas de reglamentación sean más eficaces;
  • mejorar el cumplimiento de las normas internacionales y el Acuerdo MSF de la OMC;
  • proteger la salud y, al mismo tiempo, facilitar el comercio.

Esta labor se articula en torno al Acuerdo MSF de la OMC, que contiene diversas disposiciones relativas a las buenas prácticas de reglamentación, como son el uso de normas internacionales (Codex, CIPF, OIE), la evaluación del riesgo, la transparencia o la notificación anticipada de proyectos de medidas. Puede encontrar más información sobre esta labor en la nota conceptual del STDF, que se presentó al Grupo de Trabajo en marzo de 2017.

Encuesta del STDF sobre la aplicación de buenas prácticas de recomendación.

Video