Buenas prácticas de reglamentación

El STDF está estudiando las posibilidades de aplicación de buenas prácticas de reglamentación para mejorar la calidad y la eficiencia de las medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF) en los países en desarrollo. Las buenas prácticas de reglamentación son los procesos, sistemas, instrumentos y métodos reconocidos a nivel internacional que permiten mejorar la calidad de la reglamentación y velar porque los resultados de la reglamentación sean eficaces, transparentes, inclusivos y sostenidos (Banco Mundial, 2015).

La labor del STDF sobre buenas prácticas de reglamentación tiene por objetivo proporcionar orientaciones para que los países adopten MSF adecuadas y que no constituyan obstáculos no arancelarios. Se determinarán las prácticas apropiadas y se presentarán recomendaciones para fomentar la elaboración y la aplicación de MSF con los siguientes fines:

  • hacer que las medidas de reglamentación sean más eficaces;
  • mejorar el cumplimiento de las normas internacionales y el Acuerdo MSF de la OMC;
  • proteger la salud y, al mismo tiempo, facilitar el comercio.

Esta labor se articula en torno al Acuerdo MSF de la OMC, que contiene diversas disposiciones relativas a las buenas prácticas de reglamentación, como son el uso de normas internacionales (Codex, CIPF, OIE), la evaluación del riesgo, la transparencia o la notificación anticipada de proyectos de medidas. Puede encontrar más información en la nota conceptual  sobre el trabajo futuro del STDF en las BPR, incluido el informe resumido de las respuestas a la encuesta sobre las BPR (disponible únicamente en inglés), que se presentó al Grupo de Trabajo en marzo de 2018.

Video